x

##TITLE##

##CONTENT##

notas de interés

Fantasías sexuales

La convivencia hace que, algunas veces, el sexo se vuelva rutinario.
Las relaciones sexuales dejan de tener la pasión que se siente en los primeros encuentros y comienzan a ser un poco insípidas, casi aburridas.
Desaparece la novedad y se le agregan las rutinas del trabajo, los hijos, los compromisos, las deudas, etc. Ya no hay romanticismo ni pasión. Es ahí donde las fantasías pueden ser una interesante manera de recuperar el erotismo.
Una fantasía sexual es un poderoso afrodisíaco que puede desencadenar en nuestras cabezas el deseo sexual.
La fantasía es un comportamiento absolutamente normal. Es una imagen mental que podemos crear respecto a una persona, a un objeto o a una situación que puede provocarnos excitación sexual.
Lo fantaseado es una excursión de la mente, que ayuda a encontrar excitación y placer, cosa que puede suceder en solitario, cuando no hay un compañero disponible.
Aunque lo mejor de todo esto es que si nos permitimos compartirlo con el otro, el divertimento es completo y casi siempre la fantasía empieza a ser realidad.

Una mirada femenina sobre el tamaño del pene

¿El tamaño realmente importa? Todo depende de opiniones y de impresiones personales. Éstas van desde más grande es mejor, a más pequeño es mejor, y la mayoría de las veces lo normal es mejor, entendiendo como normal una medida standard, intermedia.
El tamaño que una mujer desea o prefiere depende a menudo de su situación presente o de la actividad sexual que está planeando.
Si está pensando en el coito vaginal por primera vez, probablemente cualquier pene le va parecer grande e intimidatorio. Si está previendo coito anal, puede tomar su decisión de practicarlo basada en el tamaño del pene de su compañero. Si quiere estimular oralmente a su pareja, entonces puede preferir un pene pequeño, ya que uno grande puede causarle ahogo o dolor en los músculos de la mandíbula.
Por lo tanto, la preferencia de la mujer no es necesariamente algo rígido y, por suerte, ¡hay variedad para conformar a todas!

Las personas que practican deportes tienen mejor sexo

Se ha investigado mucho el efecto del sedentarismo y el deporte sobre la actividad sexual y las conclusiones son que los deportistas tienen mejor sexo que los sedentarios.
Las personas que practican deportes mejoran la función eréctil, el orgasmo y la satisfacción sexual. En las mujeres, el ejercicio efectuado con regularidad aumenta el flujo sanguíneo en el clítoris mejorando su sexualidad.
El daño arterial puede desarmar el mejor escenario erótico y el ejercicio contribuye a mejorarlo. Las endorfinas que se liberan durante el mismo mejoran la calidad en la vida sexual.
En conclusión: la actividad física ayuda a prevenir la disfunción eréctil y actúa como un afrodisíaco natural para hombres y mujeres.

El sexo y el paso del tiempo

La sexualidad cambia con el paso del tiempo pero no desaparece. Cambian las frecuencias, las intensidades de los encuentros y también el deseo. Se enlentecen los ritmos.
Los hombres necesitan más tiempo para tener una nueva erección y las mujeres se cansan más fácilmente. Pero la capacidad de disfrute permanece.
Los adultos sanos pueden tener una vida sexual satisfactoria siempre. A los 60, 70, 80 e incluso más años.
Debemos desprendernos del viejo mito que privilegia con una vida sexual sólo a los jóvenes y con capacidad reproductiva.
¡El sexo es para todos, sin importar la edad!

Cuando el sexo se enfría

En parejas de larga data a veces el deseo se enfría y alguno de los dos confiesa que
el otro ya no lo excita y que su vida sexual resulta ser un agobio. Es entonces donde
comienzan a esgrimir toda clase de excusas para evitar el encuentro íntimo.
Sin duda alguna el estrés es uno de los principales enemigos del deseo, sin olvidarnos
del exceso de trabajo, las angustias y las frustraciones. Vivimos en una sociedad en
donde todo es rápido y se trabaja mucho, donde se privilegia el deber por sobre el
placer.
No solo desaparece el sexo sino que tampoco hay caricias, besos o aproximación y las
parejas dejan de comunicarse. Al deseo, se lo debe trabajar, no aparece de la nada.
Hay que hablar más, dedicarle tiempo, planear los encuentros, besarse mucho, fantasear
juntos. Divertirse sin la necesidad de concluir en un simple coito.

Cuando el sexo se enfría

En parejas de larga data a veces el deseo se enfría y alguno de los dos confiesa que
el otro ya no lo excita y que su vida sexual resulta ser un agobio. Es entonces donde
comienzan a esgrimir toda clase de excusas para evitar el encuentro íntimo.
Sin duda alguna el estrés es uno de los principales enemigos del deseo, sin olvidarnos
del exceso de trabajo, las angustias y las frustraciones. Vivimos en una sociedad en
donde todo es rápido y se trabaja mucho, donde se privilegia el deber por sobre el
placer.
No solo desaparece el sexo sino que tampoco hay caricias, besos o aproximación y las
parejas dejan de comunicarse. Al deseo, se lo debe trabajar, no aparece de la nada.
Hay que hablar más, dedicarle tiempo, planear los encuentros, besarse mucho, fantasear
juntos. Divertirse sin la necesidad de concluir en un simple coito.

El sexo es una excelente forma de diversión

Los encuentros sexuales en una pareja no tienen que ser aburridos. Hay que usar la imaginación y probar con algunas de estas sugerencias:
• Tocar y acariciar más
No dejar pasar la ocasión de acariciar, besar y tocar aunque se esté en situaciones que no permitan un encuentro erótico. Recrear los primeros encuentros apasionados, encontrar las diferencias con el momento actual y localizar que está faltando.
• Concentrarse sólo en sentimientos placenteros y disfrutarse mutuamente
Cuando no nos concentramos en lo que estamos haciendo, quedamos fuera de la escena y cuando quedamos afuera, es fácil sentirse aburrido.
El buen sexo requiere enfocarse en la situación con el otro y trascender la frontera de sí mismo. Muchas
cosas pueden distraernos: culpa, vergüenza, las preocupaciones sobre el propio cuerpo, los conflictos del poder, el resentimiento, cansancio laboral, etc. La mejor manera es saber que las preocupaciones están pero que podemos dejarlas ir y tomar todos los recaudos. Y siempre usar y sugerir protección.
• Dejar que la mente vuele
Poner una música suave, cerrar los ojos y dejar que la mente se llene de imágenes eróticas. Las fantasías sexuales nos ayudan a relajarnos y a disfrutar del placer sexual. Son un potente afrodisíaco que tenemos a nuestra disposición.

Las cosas que les pasan a ellos

El 35% de los hombres sexualmente activos sufren de algún tipo de disfunción sexual.
La eyaculacion precoz y los problemas eréctiles se encuentran en el tope del ranking.
Por lo tanto, las parejas sexuales pueden verse afectadas por aquellos hombres que eyaculan ni bien se inician los juegos sexuales, o bien por aquellos que no pueden conseguir una erección, o la pierden en el desarrollo del encuentro. En estos casos lo ideal es prevenirte con un preservativo Tulipán Súper Fino, para no perder ni un poquito de sensibilidad.
¡No desesperen! Todo tiene solución y es más sencilla de lo que habitualmente se cree. Lo importante es consultar con un profesional, quien te ayudará a construir un tratamiento a medida considerando tus características personales.

El cansancio y el sexo

Si hablamos sobre frecuencia en los encuentros sexuales, todo es muy relativo, no es un tema numérico ni estadístico.
Sin duda en algunos casos lo que falla es la sincronía entre ambos. Siempre los contratos entre las personas se pueden renegociar y variar según las circunstancias de la vida.
Lo ideal seria conversar acerca del momento de los encuentros, no dejarlos para el final del día donde ambos pueden estar cansados y con deseos de dormir. La energía no es infinita.
Es posible lograr acuerdos sin incurrir en ofensas o desprecios. Lo indicado sería replantear la posibilidad real de modificar las agendas, redistribuir algunas tareas y procurarse espacios íntimos, en momentos adecuados para los dos.

Los adictos al sexo

Los adictos al sexo padecen el mal de los insaciables, son esclavos, consumen sexo compulsivamente pero disfrutan menos de lo que sufren. Los sexoadictos reales no suelen ser ni ricos ni famosos, las carencias afectivas, la insatisfacción y las drogas están detrás de un cuadro capaz de destruir a quien lo padece.
Para desarrollar el tema es primordial diferenciar las conductas sexuales no convencionales de la adicción al sexo.
Lo convencional es la práctica del sexo basada en la afectividad con una pareja única o sucesiva. Pero eso no significa que otro tipo de conductas, como la promiscuidad sin afecto o una alta actividad sexual, sean anormales o patológicas. Tampoco lo es la abstinencia. La sexualidad humana es muy diversa, y algunas prácticas nos pueden producir rechazo o juicios de valor negativos. Pero no se deben mezclar criterios morales con criterios médicos: ser promiscuo o prostituirse, no es ser un adicto.
Para poder hablar de una conducta psicopatológica se tiene que traspasar ciertas fronteras.
Para el adicto, las prácticas sexuales se convierten en su prioridad hasta el punto de interferir negativamente en su vida cotidiana, lo perjudican en sus relaciones personales, y le crean conflictos internos y externos.
Al afectado le falta el control sobre sus impulsos sexuales y se siente dominado por ellos. Si los realizó, siente culpa y vergüenza y aun así se siente impulsado a repetirlo. El sexo es para él una forma de superar o aliviar una carencia, de tal forma que lo practica compulsivamente no para estar bien, sino para no estar mal.

Placer y anticoncepción

La posibilidad de separar el placer sexual de la reproducción preocupó a la raza humana desde sus orígenes.
Fue la chispa de una de las revoluciones más trascendentes, que aún en nuestros días (aunque más atenuadamente) seguimos transitando.
A mediados de 1800 se logra el procedimiento que transforma los objetos de caucho delgado, en resistentes y plegadizos, naciendo entonces el útil preservativo, digno de confianza, barato y de fácil obtención.
Controlar la fertilidad es un derecho. Se trata de tener hijos con quien queremos y cuando queremos.
Demos gracias por la existencia de esos nobles, modernos y variados preservativos Tulipán que nos permiten adueñarnos del placer y disfrutar.

Las mujeres y los varones se masturban

Más allá de todos los mitos, prejuicios históricos y referencias bíblicas que rodean el tema, masturbarse es proporcionarse uno /a misma placer sexual. Siempre existió, existe y existirá en hombres y mujeres varias culturas. Las actitudes sociales frente a la sexualidad han estado dominadas por una filosofía religiosa, que relegó al sexo auto-estimulativo a una categoría altamente sospechosa, que pretendía evitarlo y hasta prohibirlo. Aún en la actualidad muchos se refieren a la masturbación como un acto \"no natural”. Es una práctica sexual muy frecuente entre los varones y mujeres adolescentes, pero no solamente en esa etapa de la vida, es habitual y saludable en todas las edades.
Pero lo cierto es que la auto-estimulación ayuda a reconocer cuál es tu manera y tu tiempo propio, te enseña a ser sexualmente activo, independientemente de cualquier otra persona. Aprendiendo qué te excita lograrás alcanzar mejores orgasmos y convertirte en un/a mejor compañero/a sexual, asumiendo tu

responsabilidad y siendo capaz de guiar y ayudar a tu compañero/a para que

te conozca mejor.
1 2 3

Dra. Marta Rajtman.

Nuestra especialista

Se formó como médica en la Universidad de Buenos Aires (UBA) donde se especializó como ginecológa. Luego profundizó sus concimientos y experiencias realizando el posgrado en Sexología Clínica en el Centro de Educación, Terapia e Investigación en Sexualidad (CETIS).

Es presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana (SASH), organización miembro de la Asociación Mundial de Sexología (WAS) y de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual (FLASSES).

Desde la SASH ha contribuido al intercambio científico y al desarrollo de la disciplina en nuestro país, dirigiendo el curso de formación de posgrado.

Participó como destacada columnista en televisión y radio, tarea que continúa desarrollando activamente para prestigiosos medios gráficos, congresos y conferencias en Argentina y alrededor del mundo.

Trabaja junto a Tulipán para brindar respuestas que abarcan una variedad de temas vinculados con el sexo, la salud y la pareja, con el objetivo de construir juntos el verdadero Placer Seguro.